Después de aceptar la propuesta de matrimonio, sigue lo más importante: Planear la boda. Es un evento que puede causar emoción y estrés a la vez. Por eso nos damos la tarea de brindarles una guía a seguir para poder planear y administrar tu boda ideal.

  1. Definir el presupuesto

Para poder tener control de los siguientes pasos de la planeación, es necesario establecer un aproximado de lo que se está dispuesto a gastar. De ahí partimos para hacer una lista de lo esencial, incluyendo el tamaño de la boda y los costos determinados.

  1. Seleccionar una fecha y lugar

Ya que se conoce el tamaño de la boda, lo siguiente es elegir el día de la celebración. Para esto es necesario buscar el lugar que alcance tus expectativas y la disponibilidad de fechas. Es importante tener un aproximado del número de invitados que se esperan ese día para detectar si el espacio que se busca es el indicado.

  1. Elegir el estilo y ambiente de la boda

Una vez concluida la decisión de presupuesto y fecha, ya es posible elegir qué estilo se espera para la decoración y el ambiente para festejar. Algunos ejemplos de bodas son: estilo rústico, bodas de playa, boda en salón elegante, entre otros.

4. Lista de invitados

Cuando se conoce el tamaño de la boda, ya se debe tener un aproximado de las personas que asistirán, pero ahora es momento de hacer la lista física. La lista de invitados se hace por la pareja y eligen a quiénes sean indispensables para su evento.

5. Cotizar y buscar proveedores

Aquí llega el momento de hacer llamadas para apartar los servicios que necesitas en tu boda, tales como: cena/catering, servicio de música y luces, renta de decorativos y mobiliario, flores y todo lo extra que se tenga que conseguir para el día de la boda.

6. Encontrar el vestido ideal

Ya que se tiene casi todo listo para la boda, es momento de buscar vestido para la novia. Su tarea elegir el vestido perfecto para ella. Se buscan muchas opciones para poder elegir el indicado.

7. Destino para luna de miel

Este paso es extra, pero fundamental para la pareja. Aunque haya sido de gran costo la boda, la luna de miel no debe quedarse fuera. Es esencial elegir un lugar que ambos puedan disfrutar y relajarse para empezar una nueva vida juntos.